Textos y poesias / Textes et poésies

Cette page est destinée a s'enrichir périodiquement de textes et poésies contant la Patagonie.

Esa pagina esta dedicada a recibir periódicamente textos y poesia contando la Patagonia.

Donde se termina el continentePablo Neruda - Chant généralPablo Neruda - Una casa en la Arena - El MarFernando Pessoa - ode maritime / oda maritímaVuelvo al Sur, tangoVuelvo al Sur, tango


Fernando Pessoa - ode maritime / oda maritíma

Les vents de Patagonie ont tatoué mon imagination d'images tragiques et obscènes.

Los vientos de Patagonia han tatuado mi imaginación con imagenes trágicas y obscenas.


Sopla el viento austral
arrastrando rumores ancestrales
del comienzo de la vida
por esos gélidos lares
donde el astro rey no deja huellas.

Dinko Pavlov

Le vent austral souffle,
rapportant les rumeurs ancestrales
du commencement de la vie
dans ces lieux glacés
où l'astre-roi ne laisse pas de traces.

Dinko Pavlov


Donde se termina el continente

Donde se termina el continente y no queda nada más que frío, mar y cielo; allá en el sur jugaba un chico desnudo.
Sus padres, sus abuelos y todos los antepasados habían hecho lo mismo durante miles de años: nacieron libres, crecieron sanos, se contaron historias familiares, y aprendieron las costumbres y el idioma de las palabras y las caricias.
De una generación a otra se fueron pasando los conocimientos, el arte y la religión que les ayudaban a vivir, y el chico, como todos a su edad, ya empezaba a recibir esa preciosa herencia.
Necesitaban poco, y se llevaban bien con la naturaleza (incluso con el furioso mar, y hasta con ese frío que escarchaba el paisaje). Los de aquella raza eran hombres curtidos: vivían en canoas, capturando lobos de mar para comer su carne y untarse la piel siempre limpia con su aceite espeso, que era el único abrigo. En las embarcaciones que recorrían los mares del sur por esos tiempos siempre ardía un fuego bien protegido, y era una fiesta para el chico desnudo mirar las llamitas innumerables flotando en el océano, hasta que se dormía contando estrellas en el ancho cielo líquido.
Una noche llegó Fernando de Magallanes, y al ver a la distancia ese sitio sembrado de hogueras llamó al lugar "Tierra del Fuego".
Más tarde el sur (igual que todo el país) fue colonizado, de diferentes formas, por europeos y criollos: se llevaron a los aborígenes de las canoas a unas chozas, de la vida nómade a la vida sedentaria, y entonces los hábitos conservados durante milenios no pudieron continuarse. El organismo acostumbrado a las energías y a las defensas por comer lobo marino, fue haciéndose débil con el alimento nuevo a base de galleta, y enfermedades desconocidas trajeron sufrimiento y muerte a los abuelos y a los padres del chico que antes jugaba desnudo, y ahora iba caminando con una ropa que se le pudría en la piel sin evitarle las heladas.
Estaba quedándose solo. Su gente andaba por ahí rezando en un idioma incomprensible a un Dios ajeno que les habían traído del otro lado del mar. El antiguo lenguaje y los siglos de conocimientos y de arte se le escapaban de las manos, y ni él ni sus amigos, si hubiese suficientes para crecer y tener hijos, serían capaces de transmitir la propia cultura a la siguiente generación.
Ya no iba a andar desnudo, claro: pero todos los fuegos de su raza estaban ahogándose para siempre, y él se moría de frío sin entender por qué.

Lic. Edgardo Ariel Epherra

(mandado por Anahí)



VUELVO AL SUR

Music by Astor Piazzolla
Lyrics by Fernando E. Solanas
Vuelvo al Sur,
como se vuelve siempre al amor,
vuelvo a vos,
con mi deseo, con mi temor.

Llevo el Sur,
como un destino del corazon,
soy del Sur,
como los aires del bandoneon.

Sueño el Sur,
inmensa luna, cielo al reves,
busco el Sur,
el tiempo abierto, y su despues.

Quiero al Sur,
su buena gente, su dignidad,
siento el Sur,
como tu cuerpo en la intimidad.

Te quiero Sur,
Sur, te quiero.

Vuelvo al Sur,
como se vuelve siempre al amor,
vuelvo a vos,
con mi deseo, con mi temor.

Vuelvo al Sur,
llevo el Sur,
te quiero Sur,
te quiero Sur...
Je reviens au Sud,
comme on revient à l'amour,
je reviens à toi,
avec mon désir, avec ma peur.

Je porte le Sud,
comme un destin amoureux,
je suis du Sud,
comme les airs du bandonéon.

Je rêve le Sud,
immense lune, ciel à l'envers,
je cherche le Sud,
le temps ouvert, et son après.

J'aime le Sud,
ses bonnes gens, sa dignité,
je ressens le Sud,
comme ton corps dans l'intimité.

Je t'aime, Sud,
Sud, je t'aime.

Je reviens au Sud,
comme on revient à l'amour,
je reviens à toi,
avec mon désir, avec ma peur.

Je reviens au Sud,
je porte le Sud,
je t'aime Sud,
je t'aime Sud ...


Pablo Neruda - Chant général

Je prends congé, je
rentre
chez moi, dans mes rêves,
je retourne en Patagonie
où le vent frappe les
étables
où l'océan disperse la
glace.
Je ne suis qu'un poète et
je vous
aime tous,
je vais errant par le
monde que j'aime :
dans ma patrie on
emprisonne
les mineurs
et le soldat commande au
juge.
Mais j'aime, moi,
jusqu'aux racines
de mon petit pays si froid.
Si je devais mourir cent
fois,
c'est là que je voudrais
mourir
et si je devais naître cent
fois
c'est là aussi que je veux
naître
près de l'araucaria
sauvage,
des bourrasques du vent
du sud
et des cloches.

Qu'aucun ne pense à moi.
Pensons
plutôt à toute la terre,
frappons
amoureusement sur la
table.
Je ne veux pas revoir le
sang
imbiber le pain, les haricots
noirs,
la musique: je veux que
viennent
avec moi le mineur, la
fillette,
l'avocat, le marin
et le fabricant de poupées,
Que nous allions au cinéma,
que nous sortions
boire le plus rouge des vins.

Je ne suis rien venu
résoudre.

Je suis venu ici chanter
je suis venu
afin que tu chantes avec
moi.

Canal BeagleCanal Beagle, foto jes


Pablo Neruda - Una casa en la Arena - El Mar

El Mar del Sur ! Adelante, descubridores ! Balboas y Laperouses, Magallanes y Cookes, por aquí, caballeros, no tropezar en este arrecife, no enredarse en el sargazo, no jugar con la espuma ! Hacia abajo ! Hacia la plenitud del silencio ! Conquistadores, por aquí ! Y ahora basta !
       Hay que morir !

Y siguen moviéndose la ola, el canto y el cuento, y la muerte !
   El viejo océano descubrió a carcajadas a sus descubridores. Sostuvo sobre su movimiento maoríes inconstantes, fijianos que se devoraban, samoas comedores de nenúfares, locos de Rapa Nui que construían estatuas, inocentes de Tahití, asustos de las isals, y luego vizcaínos, portugueses, extremeños con espadas, castellanos con cruces, ingleses con talegas, andaluces con guitarra, holandesses errantes. Y qué ?

up


Patagonia, Tierra del Fuego en castellanoCasilla del SurPatagonie, Terre de Feu en français